Empecid | Piel y Pies Saludables
mujer acariciando sus pies

Tips prácticos para la higiene de tu piel

Lee estos consejos prácticos y aprende más sobre prácticas de higiene sencillas que pueden ayudarte a evitar contraer y propagar infecciones por hongos.

Higiene de los pies y la piel

Los hongos viven a tu alrededor: en el aire, el suelo, el agua y las plantas. Algunos incluso viven de forma natural en la piel y pueden ser beneficiosos o perjudiciales. Debido a que son tan difíciles de evitar, las infecciones por hongos son muy comunes. Los hongos dañinos pueden crecer en tu piel, especialmente cuando tu sistema inmunológico está debilitado.

Los tipos más comunes de infecciones por hongos incluyen: pie de atleta, infecciones por hongos en las uñas, tiña inguinal, tiña y otras infecciones por hongos. Estas condiciones son contagiosas, ya que los hongos pueden pasar de una parte de tu cuerpo a otra a través del rascado y de una persona a otra, esto último ocurre no solo por contacto con la piel, sino también al compartir ropa o toallas y al contacto con superficies y objetos contaminados. Es por eso que mantener una buena higiene personal es tan importante para prevenir las enfermedades de la piel por hongos.

Las buenas prácticas de higiene pueden ayudar a reducir el riesgo de infecciones por hongos, detener las infecciones recurrentes y también prevenir su propagación. Es bueno recordar que los hongos prosperan en ambientes cálidos y húmedos, por lo que mantener tu piel limpia y seca es el primer y más importante consejo de prevención.

Usar ropa limpia también puede ayudar a prevenir infecciones. Lo mismo ocurre con las sábanas que acumulan humedad durante la noche; cambialas regularmente para que los hongos no tengan un semillero donde puedan prosperar.

Los hongos suelen vivir en áreas comunes para cambiarse como piletas, gimnasios y duchas, zonas de constante humedad y calor. Para evitar contraer infecciones por hongos en estos lugares, siempre es recomendable tener mucho cuidado. Es recomendable, por ejemplo, usar siempre calzado en las duchas comunes y nunca compartir toallas/ropa.

Cuidá tus pies para prevenir o detener infecciones fúngicas recurrentes como el pie de atleta.

Algunos consejos sencillos son:

Zapatos y calcetines:

  • Elegí medias que eviten la transpiración (las medias de algodón son las mejores).
  • Evitá los zapatos que impidan que tus pies respiren o que presionen la uña.
  • Usá sandalias o calzado en las duchas de los gimnasios y piscinas para evitar infecciones.
  • Quitate los zapatos en casa para que tus pies respiren.

Cuidado de pies y uñas:

  • Evitá usar los mismos accesorios de uñas para uñas normales e infectadas.
  • Cuidá tus uñas de los pies manteniéndolas cortas y limpias.
  • Si tenes micosis, tené tus propios accesorios de uñas como tijeras, cortaúñas, limas, herramientas de afeitar y pulidores.
  • Asegurate de que las herramientas en el salón de uñas que frecuentas se limpien y esterilicen adecuadamente entre clientes.

Hábitos de higiene sencillos que pueden ayudar a prevenir la propagación de las infecciones por hongos

Las infecciones por hongos son muy contagiosas, por lo que es importante evitar que se propaguen a otras partes del cuerpo o a otras personas. Algunas personas son más vulnerables que otras y pueden contraerlo rápidamente, algunas nunca lo contraen, incluso si tienen un contacto diario con la persona afectada. Los hábitos de higiene pueden ayudarte a prevenir la propagación de infecciones fúngicas.

  • Lavá y secá bien tus manos después del contacto con la parte infectada, después de aplicar un tratamiento o después de tocar objetos y superficies que puedan estar infectadas.
  • Mantenete alejado de lugares públicos donde es más probable que propague la infección.
  • Usá tus propios artículos personales, no compartas ropa, zapatos, toallas o sábanas.
  • Usá toallas diferentes para el área infectada y el resto de tu cuerpo.

Si padeces una infección por hongos, Empecid ofrece una línea de productos que pueden ayudarte a tratarla. Además, recordá mantenerte limpio y evitá lavarte en exceso, ya que esto puede irritar la piel. Siempre es mejor tratar la infección por hongos lo antes posible, cuanto más tiempo lo dejes sin tratar, más daño puede causar el hongo en la piel o uñas.